Es imposible olvidarlo, las veces que lo he intentado quedo encerrado en el vacío de su nombre. No podría abandonarlo ni siquiera cuando la herida es tan aguda y mortalmente silenciosa. Ni los golpes contra la misma piedra son motivos para dejar de pensar en un túnel donde nos perdemos en una misma hazaña. Tal vez Pueda rediseñar el planeta completo, pero seguiría intacta la intención de repasar sus distancias. El cielo es el estallido que produce nombrarlo.

Mi alma no será desertora, ni en el frío de esta mudez .


Poética del movimiento. Creado para compartir las vivencias.

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.