Mi corazón parece lamido por un gato. Un niño se queda pendiente de la flor amarilla de plastico que está en la vidriera y me imagino a keith richards en Lima,junto al mar, tomando un trago de pisco.
 Poética del movimiento. Creado para compartir las vivencias.

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.