POSTAL I




¿Será posible que la pasión estalle en pedacitos llegando avivar la carne del cadáver o la rosa seca de la tumba? No quiero imaginar un vivo llorando su propio cuerpo y dando condolencias a sus callados sentimientos; quiero ver el cadáver juntito a mí, abrazado en mis telarañas y diciendo :-- ¡ya no muero!


No creo en las plegarias.
Es sencillamente querer un abrazo alguna mañana gris, un café que precisa la compañía. Me proteja de los truenos, me llame por mi nombre y dibuje mi risa en su piel. Tranquilidad al llegar a sus ojos. Sin Promesas y compromisos.













VER GRANDE. CLICK EN LA IMAGEN

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.