CORRESPONDENCIA ACME 2

EL COYOTE A CORRECAMINOS:


I
ESTADO NATURAL

verte a lo lejos me era el espectáculo más placentero, pero a los dos segundos lo inútil se apoderaba. Me quedó tu nombre en la curva de una historia que escribí para llegar a vos y dejar mi nombre en tu boca.

Siempre fue provocador tu laberinto.

ATT: COYOTE.


II

FUE

Quise adivinar la parte donde el silencio perdía su circularidad y
se volvía una línea que me golpeaba. No me quiebres te dije
silenciosamente mientras me conformaba con tu fugaz presencia, pude ver tus pies y disimular que los seguía. Sin mirar a tus ojos me imaginé el mundo que pensabas. Mantuve un suspiro que pudiera ser mi confianza en otra
posibilidad de volver y comprender las lejanías que hacían un golpe en mis instintos.
Reconocí que mi nombre no conjugaba con el tuyo, que no estábamos para vernos las caras después de la lluvia , tan solo nos imaginábamos sin memoria.
Me nombré en tus quiebres como un relámpago para hacer de tu mirada
la mía. Las palabras duras tuvieron un mal sabor y este estrecho
sentimiento estaba en un gran plano de deseos. Resbaladizo el
juego, robando formas de un encuentro que me hacían un coyote con
suerte.

Reconozco que algunos estados de ingravidez me hicieron
enrollar este ciclo y caer poco a poco en el infinito estado de lo
inútil , Oníricamente hice instantes de placer con el recuerdo de tu cuerpo posado en el desierto. Golpes en la misma piedra. Actos de pasión sin público. Fuiste parte de la euforia.
La miel venenosa fue el trago del desierto

Llego al fin.


ATT: COYOTE




III
AVE QUE SE MUTA


Aunque Ya no hay helicópteros que se derrumben en tus ojos, ni un
cielo contenido en una fotografía. Aunque Ya no hay trampas, ni
pronósticos del día, Ni siquiera esquinas para retar, ni historias cortantes que nos hagan enmudecer la pasión. Aunque los movimientos tan Solo sean para nombrarnos y llevar monedas en los bolsillos. Aunque ya no me sorprenda de tu espanto. Aunque ya no haya Bombas que adquieran la dimensión de tu nombre, nunca te olvidaré.



Siempre fue provocador tu laberinto.


ATT: COYOTE


IV
EL PODER
TE HICE TU EGO.



TE hiciste en cada frase, Tus encantos estaban al inventarlos en cada línea de una correspondencia ilusoria, en una bomba ACME que me diera un triunfo al hacerte importante. Jugaba a domesticar sentimientos, a esquivar los abismos con la cara manchada de un nombre jamás pronunciado. Frente a tu escueto pensamiento te hice parte de la historia. Logré que dimensionaras las hazañas y bajo la palabra fracaso estuve dominando tu juego de escapatorias. Te dejé ganar Para que te sintieras triunfador ante la torpeza de un coyote. Quería desafiar la intransigencia con versos perturbados. Te tuve querido correcaminos en la punta de cada palabra y trampa.




ATT: COYOTE






Poética del movimiento. Creado para compartir las vivencias.

0 comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

Blogger Template by Blogcrowds.